Tensión entre China y Estados Unidos afecta al barril de petróleo

El precio del petróleo se veía afectado el martes debido a la disputa comercial que se está llevando acabó entre China y Estados Unidos, lo que a nivel global provocó fuertes ventas. Otro factor que llevo a que el crudo se viera afectado fueron las expectativas de que Rusia y la OPEP empiecen a aumentar de forma gradual la producción para poder compensar las caídas por parte de Venezuela además de las reducciones que probablemente tendrá que hacer Irán, como consecuencia de las sanciones estadounidenses relacionadas con la actividad nuclear.

Los países en disputa (China y Estados Unidos) han lanzado sendas amenazas de aplicar aranceles recíprocos a sus exportaciones, lo que podría llegar a incluir suministros de petróleo. Ante estos anuncios, las acciones chinas llegaron a caer a su nivel más bajo en los últimos doce meses lo que termino por presionar a los índices europeos y a algunos productos industriales tales como el niquel y el cobre.

Por ahora diversos operadores se mantienen expectantes sobre China y su amenaza de responder a los aranceles estadounidenses poniendo un arancel del 25% a las importaciones de petróleo estadounidense, que desde el 2017 han aumentado casi hasta alcanzar los mil millones de dólares por mes.

Uno de los posibles efectos negativos en caso de estallar una guerra comercial internacional, sería en la demanda mundial de crudo la cual se irá a la baja pues no quedara exenta de todos los daños que ocasiona. De acuerdo a Wood Mackenzie una consultora de energía, ”Estados Unidos se encontraría ante una difícil tarea para encontrar un mercado alternativo de las mismas dimensiones como China” y es que alrededor del 20% de todas las exportaciones de crudo norteamericano son adquiridas por el gigante asiático.

Desde el 2017, la Organización de Países Exportadores de Petróleo en cooperación con países no pertenecientes a la OPEP, en donde se incluye a Rusia, comenzaron a trabajar en un programa para apuntalar los precios a través de la reducción de los suministros de crudo.

Y es que se prevé que a nivel mundial la demanda de petróleo se mantenga fuerte para la segunda mitad del 2018. La reunión de la OPEP de esta semana será fundamental, para saber si los precios del barril se enfriaran a manera de respaldar a la economía mundial por medio de la elevación de los suministros.