Regla Volcker a revisión

La semana pasada la SEC aprobó la propuesta de revisión a la Regla Volcker, lo que significaría una buena noticia que los bancos han estado esperando, menos regulación.

La Reserva Federal, la Oficina del Contralor de Moneda, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías y ahora la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos son los organismos que aceptan los posibles cambios de la Regla Volcker, una medida que surgió en 2013 la cual prohíbe a los bancos comerciales operar por cuenta propia, es decir, esta regla prohíbe a los bancos utilizar los fondos del clientes para realizar inversiones especulativas para el beneficio de la institución financiera. Esta regla forma parte de la Ley Dodd-Frank para la reforma de Wall Street y protección del consumidor emitida en 2010. Como una respuesta a lo señalado por el expresidente de la Fed, Paul Volcker, sobre el aumento de la actividad especulativa de los bancos comerciales en cuanto a instrumentos financieros de alto riesgo como derivados y otros valores especializados fue una de las bases de la crisis financiera del 2008.

Tras la aceptación a la propuesta de revisión, medios como el New York Times y la CNBC, calificaron de radicales estos cambios, por su parte la senadora del partido demócrata Elizabeth Warren fue aún más contundente, señalando a quienes en su momento formaron parte de Goldman Sachs y a quienes son o han sido miembros de la administración de Trump, lo que calificó como un favoritismo de antiguos colegas de banco convertidos en reguladores, lo que deshace una regla que protege a los contribuyentes contra otro rescate.

Nueva versión: Volcker 2.0

Los cambios propuestos en esta regla, servirán para facilitarle tanto a reguladores como a bancos el cumplimiento de la ley. La nueva versión estará abierta a comentarios públicos durante un lapso de sesenta días, después de esa fecha los cinco reguladores celebraran una segunda tanda de votaciones. Las modificaciones incluirían una modificación de las categorías que determinan la forma en la que se regula un banco. De esta forma cualquier banco que posea más de 10 mil millones de dólares o más en comercio de activos y pasivos, estarán sujetos al cumplimiento máximo de los requisitos, mientras que aquellos con activos comerciales menores de 10 mil millones de dólares, pero arriba de mil millones, serán sujetos a menores requisitos para el cumplimiento de estas, mientras que los que posean menos de mil millones de dólares en activos comerciales estarán exentos de la Regla Volcker.

El segundo cambio supone deshacerse de la prohibición para realizar operaciones a menos de sesenta días, situación que incluso desde la Fed ven como algo muy costoso. Otros cambios, incluirían la cobertura y aseguramiento de una oferta pública de venta.

Como se puede ver, el argumento es conseguir una simplificación del proceso pero, sin demeritar los fundamentos ya establecidos a razón de proteger a los clientes.