Facebook ¿En problemas?

Vaya sacudida la que ha recibido Facebook en días recientes, producto del escándalo de Cambridge Analytica, en donde sus acciones han caído después de haber alcanzado máximos históricos tan sólo un mes antes.

La he tomado tiempo a Mark Zuckerberg fundador y CEO de la empresa, salir ante los medios a ofrecer explicaciones, una vez que se develara la noticia de cómo la empresa de consultoría política y análisis con sede en Londres accediera de manera indebida a la información personal de poco más de 50 millones de usuarios de la red social. Primeramente por medio de un post en Facebook, Zuckerberg informó que pondrían en acción un protocolo para proteger los datos de sus usuarios comenzando desde ahora y manteniéndolo de forma permanente en un futuro en una medida de seguridad que se espera devuelva la confianza a todos. ”Facebook tiene la responsabilidad de proteger los datos de sus usuarios” sentenció al final del comunicado.

Prestando un poco más de atención, la red social no ha sido acusada de vender información a sus anunciantes, sino que esta fue sustraída por los investigadores de Cambridge Analytica aprovechando ciertas lagunas en las cuales por medio de una herramienta logró obtener hasta un total de 50 millones de perfiles que sirvieron para generar campañas publicitarias dirigidas a cambiar las preferencias en este caso, de parte del electorado estadounidense durante la campaña presidencial más reciente.

¿Qué le espera a la compañía?

Una vez que fue dada a conocer semejante noticia, las acciones de Facebook sufrieron un desplome del 9% y para el día de hoy, apenas ha logrado recuperar el 1%, por lo que comienzan a surgir dudas sobre si esta caída es una “verdadera” que les impedirá regresar a su estabilidad acostumbrada y lastrara el modelo de negocio con el que se ha mantenido por estos años o sólo será un revés como el que puede sufrir cualquier tipo de compañía.

Y mientras se define esta situación a Facebook le queda cómo único camino, el tratar de sanar su imagen frente a los inversores y buscar que de nueva cuenta confíen en la empresa. Esto no quiere decir, que los anunciantes dejen de llegar a la red social o que disminuyan sus presupuestos asignados para llegar a más clientes y es que Facebook no dejará de ser un recurso valioso al menos, al día de mañana. De acuerdo a los datos de Bloomberg, de los 43 analistas que habían sugerido comprar acciones de Facebook cambiaron de parecer después de la noticia de filtración, es decir, todos se mantienen a la idea de que esta noticia es sólo un contratiempo y no un obstáculo que no pueda superarse.

Facebook registró un aumento a nivel global que los hizo pasar de los 1,400 millones de usuarios hacia finales de 2014 a 2,100 millones a principios de este 2018. Lo que refleja lo activa que no ha dejado de ser la red social y por lo tanto, los anunciantes la siguen valorando como la mejor plataforma para llegar a su objetivo.

Aprovechando entonces está caída en los precios de los acciones, es momento para que quienes buscaban una oportunidad de entrar a invertir adquieran acciones que muy probablemente volverán a ser redituables a largo plazo, una vez que concluya este episodio.