Elon Musk afecta a Tesla

Ahora mismo Tesla se ha convertido para los analistas de Wall Street en una de las compañías más complejas de analizar, los motivos, es que la compañía se encuentra fabricando productos con el potencial de poder revolucionar a toda la industria del transporte pero al mismo tiempo lo que no le ayuda es nada más y nada menos que su fundador y director ejecutivo, que en los últimos días ha mostrado un comportamiento impredecible hablamos de Elon Musk, quien en la medida del tiempo ha sorprendido por enviar tuits extraños (del tipo que suenan bien en la mente, pero no a la hora de transmitirlos), que poseen la capacidad para golpear a la compañía que lo llevó a alcanzar la fama de la que hoy en día goza.

Recordamos que hace no muchos días atrás, Musk había abandonado su plan que hablaba de sacar a Tesla de la bolsa para privatizar la empresa, cuando nuevamente regresaba a la actividad por medio de Twitter en donde negaba categóricamente que durante una entrevista para el New York Times que se llevó a cabo los primeros días de este mes él hubiera llorado de igual forma se enfrasco en una batalla en esta misma red con uno de sus seguidores quién lo había criticado sobre llamar pedófilo a uno de los exploradores de la cueva de Tailandia en julio, estas últimas reacciones se desataron luego de aquel 7 de agosto cuando (nuevamente) por la vía del twitter compartiera que contaba con ”fondos garantizados para la privatización de Tesla a razón de 420 dólares por acción, esto sin compartir a los accionistas, sobre cuál sería la fuente para financiar una operación de esta magnitud. Ante el anuncio de Musk, las acciones de Tesla tuvieron un breve repunte con lo que las acciones se vieron impulsadas en un 13% sin embargo de la misma manera que subieron, estas se desplomaron una vez que la compañía se encargó de emitir un comunicado en el que confirmaba el tuit de Musk con respecto a la privatización pero sin hacer mención alguna acerca de la financiación. Esta considerable subida y caída de las acciones de Tesla llamaron la atención de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, quienes enviaron una citación, pues se encuentra estudiando la posibilidad de que el amague del fundador de la compañía haya tenido que ver con una manipulación de acciones.

Crisis de liquidez

Wall Street no se pone de acuerdo a qué hacer con Tesla. Ya que de los 27 analistas de Thomson Reuters: 10 están con calificación de espera, 9 recomiendan compra mientras que 8 recomiendan venta. Ahora mismo las acciones de la compañía son de las que más se venden en corto en Estados Unidos, con los inversores apostando 10.180 millones de dólares a que las acciones descenderán, sin embargo Tesla ha demostrado en repetidas ocasiones que los vendedores en corto se encontraban en un error.

Si bien Elon Musk ha demostrado ser todo un personaje, no cabe duda que su compañía ha sido pilar en la industria pues se ha encargado de revolucionar la industria automotriz al tiempo que ha provocado que los coches eléctricos tengan mayor adopción entre la población. Desde que saliera a la bolsa, las acciones han subido hasta en un 1,581% aunque la empresa aún no ha podido reportar beneficios, aunque si, ha sabido mantenerse con una valoración más alta que la que poseen Ford o General Motors.

De acuerdo a Reuters, ahora mismo Tesla tendría que recurrir a un préstamo de hasta 2.000 millones de dólares para fin de año a fin de mantenerse a flote además de tener en consideración que tendrán que seguir gastando efectivo para lo que resta del año. Con una deuda de 1.300 millones de dólares a vencer en doce meses y con una cuenta de banco que sólo posee 1.300 millones dólares luego de haber retirado 942 millones de dólares.